GUÍA FICE

Artículos

No te duermas...
conduciendo

Que las nuevas tecnologías no dejan de aportar soluciones a los problemas que se generan en nuestra vida cotidiana está más que demostrado y que la seguridad vial es una de las áreas que más ha experimentado “esas” nuevas tecnologías, también.
Disminuir, todo lo posible, los accidentes de tráfico se ha convertido en una de las preocupaciones más importantes para técnicos, investigadores y funcionarios públicos implicados en este tema. Algunas de estas soluciones serán de implantación a medio plazo (el coche autónomo de Google) mientras que otras se implantarán sin tardar mucho tiempo. Entre estas últimas hay dos que, seguramente, se introducirán en un lapsus de tiempo relativamente corto.

SOMNOALERT UNA APLICACIÓN PARA MÓVIL

Todos los especialistas consultados coinciden en un aspecto importante de los accidentes de tráfico causados por somnolencia; una vez que se produce “el micro- sueño”, el accidente tiene lugar tan rápidamente que no sirven de nada detectarlo. No obstante, parece que en los momentos previos al micro-sueño, el conductor y el vehículo presentan unos patrones de comportamiento que también pueden ser detectados antes de que este se produzca y genere un accidente.
El Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) ha desarrollado una aplicación para móvil, denominada “Somnoalert” que aprovechando los sensores inerciales del teléfono y la información que proviene del GPS es capaz de reconocer los gestos previos al micro-sueño y lanzar la señal de alerta.
Según parece, una primera aplicación “Somnoalert” estaría en contacto con un dispositivo instalado en el pecho del conductor, probablemente en el cinturón de seguridad, detectando cualquier cambio en su respiración que denote un principio de somnolencia.
Una segunda aplicación “Somnoalert” se vinculará a un dispositivo GPS capaz de acusar la más mínima incorreción en el movimiento del vehículo. Segú los expertos cuando un conductor empieza a sufrir de fatiga realiza movimientos bruscos de volante que serán percibidos por el citado dispositivo que a su vez lanzará la alarma.

LAS "GOOGLE GLASS"

El uso de estas gafas, capaces de conectarse a Internet, grabar vídeos, consultar correos, etc., mientras se conduce ya ha provocado las primeras controversias en EE.UU. En California, un tribunal ha fallado a favor de una mujer que conducía con las gafas puestas porque no se pudo demostrar que estarían activadas.
Todos sabemos que, en la mayoría de países, está penado, con multas importantes, consultar el Smartphone o el GPS mientras conducimos. Pero ¿qué pasaría si las Google Glass pasarían a ser una ayuda vital para el conductor? Pues atención, porque esto podría ser posible en un corto espacio de tiempo. Teniendo en cuenta que el dispositivo dispone de la misma capacidad que los teléfonos inteligentes y que se encuentra situada, de forma constante, en la cabeza del conductor tendrá una capacidad extraordinaria para detectar anomalías una vez que las aplicaciones necesarias estén a pleno rendimiento.

Pero, sin dejar de reconocer la gran aportación que estos dispositivos pueden proporcionar en la seguridad vial, hay un dato objetivo que preocupa y mucho. No podemos dejar de pensar que muchos de los accidentes acaecidos por culpa de la fatiga podrían haberse evitado si los conductores hubieran procedido a parar el vehículo cuando se sintieron cansados.
No parece razonable pensar que la fatiga aparece de pronto sin que nos percatemos antes, no obstante muchas veces hacemos caso omiso, porque pensamos que podemos vencerla, y el viaje acaba en accidente. Visto así ¿qué nos hace pensar que sí haremos caso a los nuevos dispositivos tecnológicos de alarma?
Es posible que a los defensores a ultranza del “libre albedrío” (que a su vez recelan de la dependencia humana con respecto a la inteligencia artificial) les parezca poco lógico el siguiente argumento, pero es muy posible que la solución más idónea para atajar la mayor parte de los accidentes de tráfico venga de la mano de “otras” soluciones tecnológicas como el coche autónomo de Google cuya toma de decisiones depende de sensores y programas y no del estado emocional de sus conductores.

Uso de gafas antisueño



(Imágenes de GOOGLE etiquetadas para reutilización comercial con modificaciones)