GUÍA FICE

Artículos

Albarracín
¿Cosas de la altitud?

Recientemente hemos recibido una agradable carta de Ana (de Madrid) recomendando el municipio de Albarracín (Teruel) para pasar unos días de asueto.
¡Sabio consejo! Albarracín es uno de los pueblos más bellos de España.
Pero en su correo, Ana nos dejó un comentario que, como poco, nos extrañó y aunque el asunto no tiene mucho que ver con la temática de esta web (el turismo por supuesto) no hemos podido resistirnos a comentarlo.
Nos decía nuestra amiga que no nos asustemos si vemos hervir el agua de forma súbita un tiempo después de haberla sacado del microondas puesto que la altitud (Albarracín se encuentra a más de 1100 m de altitud sobre el nivel del mar) tiene esos inconvenientes.

¡VAMOS CON UN POCO DE FÍSICA!

Bueno pues esto no es exactamente así; sí es cierto que el agua hierve a 100 grados centígrados a nivel del mar y que a medida que ascendemos se necesita menos temperatura para que ocurra; ello es debido a que “a mayor altitud” más delgada es la capa de aire que tenemos sobre nuestras cabezas (presión atmosférica) y el agua caliente tiene que hacer menos empuje hacia arriba para hervir.
Sin embargo, por muy alto que subamos, es imposible que dentro del planeta “Tierra” el agua hierva a temperatura ambiental. Para que eso ocurra necesitaríamos una “atmósfera cero” como en Marte, por ejemplo. Es por eso que los astronautas tienen que llevar trajes presurizados porque, de no ser así, los fluidos corporales, como la sangre, hervirían con la mera temperatura del cuerpo.
Lo que le ocurre a Ana en Albarracín le puede pasar en cualquier lugar y tiene más que ver con el tipo de recipiente que está usando para calentar el agua, que con la altitud a la que se encuentra.

LAS BURBUJITAS TIENEN LA CULPA

¡Querida Ana! Te habrás fijado que a medida que el agua se va calentando se forman “burbujitas de aire” en el interior del recipiente. Pues bien, es condición “sine qua non”, para que el agua hierva, que algunas de esa burbujitas se queden pegadas en las paredes interiores del citado recipiente porque si no, el agua no hervirá, independientemente de la altitud a la que te encuentres.
Cuando calentamos agua en “la vitro” el calor va de abajo hacia arriba (placa, base del recipiente, agua) y las burbujas no tiene ningún impedimento para quedarse adheridas en la parte inferior de la vasija donde la estamos calentando.
Pero en el microondas la cosa cambia porque el calor se produce en el centro del horno (allí donde la ondas chocan entre sí) y las burbujas no tienen más remedio que intentar pegarse en los laterales de recipiente, si este tiene las paredes interiores muy pulidas las burbujas “no tienen dónde agarrarse” y se escapan, el agua se calentará por encima de los cien grados pero no hervirá; a este fenómeno, en física, se le denomina “sobrecalentamiento de líquidos”.
Después, con el recipiente fuera del microondas, con el líquido por encima de los cien grados y produciendo burbujas de aire que se escapan, si introducimos una cucharilla, un trozo de pan o una bolsita de té, el agua hervirá súbitamente, porque la burbujas ya tendrán una superficie más basta donde “agarrarse” (el objeto que acabamos de introducir).

Una vez aclarado este tema, no podemos terminar este artículo sin recordar que todo comenzó visitando Albarracín y que, hierva el agua a la temperatura que hierva, este municipio está considerado por mucha gente como el pueblo más bello de España.

fenómenos en Albarracín



(Imágenes de GOOGLE etiquetadas para reutilización comercial con modificaciones)