GUÍA FICE

Artículos

ULTRALIGEROS
EL SUEÑO DE VOLAR

Fue al final de los años 70 cuando su presencia se hizo más patente.
Con carácter general se asimila que el ultraligero es un artefacto pequeño con el que se puede volar, sin embargo, no todos los ingenios voladores pequeños pueden considerarse ultraligeros.
De una forma muy amplia, y quizás no muy técnica, se les puede catalogar entre “el ala delta” y “las avionetas pequeñas”.
Para que el artilugio volador pueda denominarse “ultraligero” tiene que cumplir ciertas pautas: no pueden tener más de dos asientos ni pesar más de 300 Kg., vuelan a una altura de entre 150 y 200 metros y su tren de aterrizaje puede ser de varios modelos (ruedas, esquís o flotadores).
El despegue y aterrizaje tienen que realizarse, obligatoriamente, en modo propulsado con motor; es decir, no pueden depender de ningún tipo de esfuerzo físico parte del piloto o copiloto (como ocurre con el vuelo en ala delta) y todos los ultraligeros están dotados de un paracaídas que es efectivo a partir de los 50 metros de altura.
En los manuales técnicos sobre ultraligeros se lee literalmente: “su velocidad calibrada de pérdida en configuración de aterrizaje será inferior a 65 Km/h”. ¿Qué quiere decir esto?: “la pérdida”, en aviación, es el efecto que se produce cuando las alas no pueden mantener la sustentación óptima del aparato y tiene que ver con que el ángulo de ataque sea mayor que el denominado “ángulo crítico” de las alas que es aquel que produce la mayor sustentación de la nave. El efecto “pérdida” ocurre, inexorablemente, durante el despegue y el aterrizaje.
Disfrutar de un vuelo en ultraligero (también como acompañante) puede ser una experiencia maravillosa que empieza con una rápida, pero completa, explicación por parte de los responsables del vuelo en lo que a seguridad y manejo del aparato se refiere.
Los vuelos, normalmente, suelen durar unos 15 minutos y dependen, en gran medida, de las condiciones climatológicas y suelen realizarse, por lo general, al amanecer o al atardecer. Para ser acompañante hay que tener una edad mínima de 14 años y es obligatorio que los menores de 18 vuelen acompañados de un adulto experimentado.
En nuestro país hay un buen número de empresas que se dedican a proporcionar vuelos en ultraligeros con total fiabilidad y profesionalidad, si quieres probar algo totalmente diferente y que no olvidarás, ponte en contacto con ellas.
¡Viaja por España y disfruta!

Vistas desde un ultraligero



(Imágenes de GOOGLE etiquetadas para reutilización comercial con modificaciones)